Día Mundial del Asma


El 5 de mayo se celebra el Día Mundial del Asma.


Según datos de GINA (Iniciativa Global para el Asma) el asma afecta a más de 300 millones de personas en el mundo y más de 4 millones en Argentina, de los cuales sólo la mitad se sabe enfermo o conoce su diagnóstico, siendo los niños los más afectados.

El asma es una enfermedad que afecta a más de 300 millones de personas en el mundo. Se estima que para el año 2025 habrá 400 millones personas con asma a nivel mundial y el 2050 los afectados serán 500 millones.

Si bien el asma está presente en todos los países, independientemente de su desarrollo o riqueza, más del 80 por ciento de las muertes por asma tienen lugar en países de ingresos bajos y medios bajos (OMS. Asma; 2014).

El asma es una enfermedad pulmonar crónica, caracterizada por síntomas respiratorios recurrentes tales como: falta de aire, silbidos en el pecho, sensación de opresión torácica y tos. Durante una crisis de asma las paredes de las vías respiratorias se hinchan, los músculos que las rodean se contraen y la mucosidad obstruye las pequeñas vías aéreas de los pulmones, dificultando la respiración.

Actualmente, a nivel mundial hay 250.000 personas que todavía mueren a causa del asma1. Por otro lado, el Reporte sobre la Carga Global del Asma, realizado por GINA, documenta que la prevalencia del asma está aumentando a nivel mundial, especialmente cuando las comunidades adoptan estilos de vida occidentales y se urbanizan, y que muchos pacientes alrededor del mundo no encuentran cubiertas sus necesidades relacionadas con la enfermedad, lo que lleva a un pobre control del asma. A pesar de que el asma no tiene cura, puede ser tratado efectivamente. Las investigaciones muestran que bajo un tratamiento adecuado, prácticamente todos los pacientes con asma pueden lograr y mantener un buen control de la enfermedad, lo que les permite participar de actividades cotidianas, escolares y/o laborales.

Esta enfermedad afecta a más de 4 millones en Argentina, de los cuales sólo la mitad se sabe enfermo o conoce su diagnóstico, siendo los niños los más afectados.


¿Qué implica tener controlado el asma?

– Ausencia (o mínima presencia) de síntomas de asma – No despertar por la noche a causa del asma. – Ninguna (o mínima) necesidad de recurrir a medicamentos de alivio rápido. – Posibilidad de realizar ejercicios y actividades físicas normales. – Resultados normales (o casi normales) en pruebas de su función pulmonar. – Ausencia de crisis de asma (o crisis muy ocasionales).

Un factor clave para tener el control de la enfermedad es el acceso a medicamentos antiasmáticos efectivos (corticoides inhalados, broncodilatadores de acción prolongada, de acción rápida y antileucotrienos), así como también a una educación que les permita comprender cómo tomar los medicamentos, cómo evitar factores de riesgo o “disparadores” que agravan el asma, y cómo actuar en caso de que los síntomas empeoren.

La causa más frecuente de asma es la alergia a sustancias inocuas del medio ambiente, como son los ácaros, pelo de animales, cucarachas, hongos y pólenes. Otros desencadenantes a tener en cuenta, son el aire frío, el ejercicio, infecciones virales, emociones violentas, por lo cual conocer la alergia contribuye de manera importante en el control del asma.

Posts Publicados
Publicaciones Recientes
Archivo
Síguenos
  • Facebook Basic Square

Visítenos

 

San Pablo de Heredia, 25 Sur del nuevo Mas x Menos Norte

Contáctenos

 

(506) 2261-3327

 

Síganos

  • Wix Facebook page
  • Twitter Social Icon